Las tres versiones de La Sirenita

Mi libro favorito de la infancia es  un cuento personalizado titulado La Sirenita que los Reyes Magos dejaron al lado de mis zapatillas una navidad, allá cuando yo solo contaba con seis años.

Este cuento incluía entre sus personajes a mis hermanos y a un amigo con el que pasaba la mayor parte de mi tiempo en aquella época, David.

Cada vez que vuelvo a casa de mis padres rebusco entre mis estanterías y recupero un trozo de mi niñez cuando abro este libro que siempre he cuidado como el más preciado de mis tesoros. Por si fuera poco, también ahora mi sobrina se divierte releyendo la historia en la que su tita es la protagonista. Me encanta escucharla leer apresurada e intentando, a su vez, hacer las pausas adecuadas. 

Fue por todo esto que decidí leer La Sirenita de Hans Christian Andersen y, claro, no he podido evitar pensar en aquella pelirroja que el señor Walt Disney nos impuso en su adaptación cinematográfica.

1556158a0c01ee05934ec84583d95c00

No descubro nada nuevo si hablo de la abismal diferencia que existe entre los macabros cuentos de Andersen y las edulcoradas versiones de Disney. Un ejemplo de ello es que la bruja del mar en lugar de “guardar” la voz de la protagonista en un colgante prefirió cortar la lengua de la princesa directamente. No obstante me ha parecido especialmente curioso no encontrar en la película algo que yo no hubiese obviado jamás por ser, a mi parecer, lo más puro y real que tenemos: la familia.

Echo de menos el papel de la abuela que se encarga de La Sirenita y de sus cinco hermanas ¿Qué daño iba a hacer la figura de una anciana incondicional en las grandes pantallas?

Echo también de menos el sacrificio de sus hermanas que, en el cuento, pactan con la bruja del mar y le ofrecen sus melenas a cambio de salvar a la menor de su casa.

Para contrarrestar tenemos un pez amarillo y un cangrejo. Muy simpáticos, eso sí.

No discuto la importancia de la amistad pero ¿no es la protección y consejos de una abuela o el intento de ayuda de sus hermanas una historia lo bastante potente de la que se ha prescindido? En su lugar, ¡peces de colores!

Definitivamente me quedo con mi versión en la que mientras recojo conchas en la playa aparece una triste sirena que me pide ayuda para rescatar a su padre. Con la predisposición de mis hermanos, de David y de los amigos marinos de la sirenita emprendemos una genial aventura hasta que el rey del mar es libre y puede estar con su familia.

¡Llamadme rara si no echo de menos al príncipe!

Nota: Me encanta ver a La Sirenita pelirroja de Walt Disney peinarse con un tenedor durante toda la película.

bf5fdad7b329d1d69af572eb6c1bc816

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

6 pensamientos en “Las tres versiones de La Sirenita

  1. Las adaptaciones suelen dejar esas versiones más macabras en el tintero… ¡Qué bonito debía ser ese libro y qué especial para alguien tan pequeño! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Poecraft dice:

    Me ha gustado tu experiencia, que buenos recuerdos tienes. Saludos, y gracias por compartir.

    Le gusta a 1 persona

  3. Neus BG dice:

    Me ha gustado mucho tu entrada. A mi me ocurre parecido cuando veo alguna adaptación cinematográfica de algún libro me quedo con la sensación que se han dejado cosas a mi punto de vista importantes en el tintero. Lo del libro de tu infancia, ¡Qué bonito!, yo misma para Sant Jordi (el día del libro), le escribí una pequeña historia a mi sobrina en la que ella era la protagonista junto a su hermano y vivían una aventura en busca de un pastel desaparecido, y la verdad es que ¡le encantó! Te dejo el enlace a mi blog por si quieres pasarte.
    http://mimundoymisideas.blogspot.com.es/
    Un saludo
    Neus

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Neus.
      Muchas gracias por leer y comentar. Me encanta involucrar a los niños en las historias. Seguro que despertaste algo muy bonito en tu sobrina con aquella aventura.
      Con las herramientas que tenemos ahora de autopublicación siempre he pensado hacerle un cuento a la más pequeña de la casa pero al final con la excusa del “no tengo tiempo” dejamos tantas ideas en el aire…

      Te he leído un poco y lo seguiré haciendo.

      Gracias de nuevo.

      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: