Archivo de la categoría: ENLACES

La sociedad – Virginia Woolf

Cuando leo a Virginia Woolf  me da resaca.

Su personalidad me causa mucha curiosidad. Su elocuencia, su estilo cuidado, su autoexigencia y la dureza que empleaba en sus críticas literarias (que, por descontado, se podía permitir por la perfección de sus textos) son cualidades dignas de admiración.

Por todas estas razones quiero devorar todo lo que escribió, pero no puedo más que leer de vez en cuando y digerir lentamente. Con templanza. Si no lo hago así, me da resaca.

En este asalto estoy con algunos de sus relatos cortos y me ha llamado la atención uno en especial llamado “La sociedad”. Tiene muchos tintes de su famosa obra “Una habitación propia” pero con menos páginas. Diría que es aconsejable para una toma de contacto con Virginia, sin adentrarse en sus novelas o ensayos de lleno. Además hace referencia a la hilarante anécdota del Dreadnought Hoax de la que soy muy fan.

El relato en cuestión comienza así:

Así comenzó todo. Éramos un grupo de seis o siete reunidas después del té. Algunas miraban hacia la sombrerera de enfrente, donde las plumas rojas y las pantuflas doradas seguían iluminadas en la vidriera; otras dejaban pasar el tiempo construyendo pequeñas torres de azúcar en el borde de la bandeja del té. Pasado un momento, según lo recuerdo, nos ubicamos alrededor del fuego y comenzamos, como de costumbre, a elogiar a los hombres. Qué fuertes, qué nobles, qué inteligentes, qué valientes, qué bellos eran; y cómo envidiábamos a aquellas que, por las buenas o por las malas, lograban unirse a uno de por vida. Hasta que Poll, que había permanecido en silencio hasta el momento, rompió a llorar.

Para seguir leyendo os dejo el relato completo en PDF –> La sociedad

lasociedad

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El piano de Carmen Laforet

995e12ba39a39101166833653574479e

Fotografía: Brandon Coffey

Carmen Laforet fue principalmente conocida por su primera y gran obra Nada, de la que hice un pequeño comentario en el blog hace unas semanas  y os dejo aquí.

Se dice que el éxito de Nada fue un precio terrible que Carmen tuvo que pagar durante toda su vida ya que siempre se cuestionaban sus posteriores obras por no estar a la altura de la primera. 

Fue tan bueno el sabor de boca que me dejó esta novela que me negué a que esto fuese cierto o, si lo era, comprobarlo por mi misma.

El piano me ha parecido una auténtica joya. Con apenas 25 páginas en PDF me he puesto los zapatos de su protagonista, Rosa, una mujer fuerte y entrañable que divaga en pensamientos profundos con un lenguaje sencillo y nos recuerda cosas muy básicas: el dinero es papel y lo que digan los demás importa aún menos.

Tanto el mensaje de esta novela corta como la protagonista son dignos de mención.

No sólo me ha hecho admirar más a esta autora (que seguiré leyendo), sino que, corrobora aquel pensamiento que ya comenté sobre la extensión de las obras: no es necesario atiborrarse de paja si hay relatos así de contundentes. Yo, al menos, lo agradezco.

Para leer El piano en PDF os dejo el enlace aquí.

Aparte de esto comparto con vosotros un lugar donde se pueden leer sus artículos además de algunos relatos y obras.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Nuestro libro de cada día

Ojalá pudiese expresaros la sensación que me ha dejado leer “Nuestro libro de cada día” de José Saramago. Se trata de una fiel transcripción, revisada por el autor, del pregón en la Feria del Libro de Granada en su edición de 1999.

Saramago reflexiona sobre la pasión lectora desde una visión crítica cuestionando el papel de la educación, los medios, las campañas de marketing y, también, el individuo que se aloja en una serie de excusas para  confesar que no lee.

Les voy a exponer una teoría que tengo sobre la lectura que no es muy popular, incluso podría decirse que no es políticamente correcta. Y es que la lectura no es obligatoria. Leer no es obligatorio. Puedo preguntarle a un chico, «Mira, ¿y tú por qué no lees?, ¿no te gusta leer?». Y él podrá decir, «No, no me gusta». Y yo le diré, «¿No te das cuenta de lo que te estás perdiendo?». Pero imaginemos que ese chico es un buceador y que me contesta, «¿Y usted no se da cuenta de lo que se está perdiendo por no bucear?». Y tiene razón. ¿Quiere esto decir que no debamos leer? No, no quiero decir eso. Lo que quiero decir es que no vale la pena que se inventen excusas, explicaciones, para algo que está muy claro desde que existe el libro. La lectura no es ninguna obligación. La lectura es una devoción, es una pasión, es un amor.

Por mi parte es 100% recomendable.

Os dejo un enlace que os lleva directamente a su lectura en pdf aquí.

Me encantaría saber que os ha parecido si os animáis, por devoción.

c3294eec826a6206d46da355b5a23ec2

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

A propósito de las golondrinas

Hace poco escribí un post sobre mi relectura de Platero y yo de Juan Ramón Jiménez. Para mí se trataba de algo muy especial porque os contaba la nostalgia de mis años en el colegio.

Os dejo aquí el enlace por si no lo habéis leído (y para entender de qué estoy hablando).

El caso es que al leer ese post ¡me han hecho llegar el fragmento de programa donde se emitió el proyecto de las golondrinas! Me ha emocionado mucho ver mis antiguos compañeros y a nuestro profesor Pepe Juárez.

Lo comparto aquí y os deseo un buen fin de semana.

 

Etiquetado , , , , , , ,

A veces pienso…

Esta frase pertenece al extracto de una carta que Virginia Woolf escribió a Ethel Smyth. Podéis pinchar aquí si os apetece leerlo completo.

Etiquetado , , , , , , ,

Libertad de prensa según Orwell

Comparto con vosotros un enlace donde podéis descargar un prólogo escrito por George Orwell acerca de la censura que sufrió para publicar su libro “Rebelión en la granja”. Son 11 páginas donde habla sobre la libertad de prensa aplicable aún en nuestros días.

¡Muy fan! Descargar archivo aquí.

 

Etiquetado , , , , ,

Hay que acabar siempre lo que uno.

Ayer intenté empezar a leer un clásico, otro más.

Soy una enamorada de ellos, en su mayoría.

¿Os ha pasado alguna vez que os aburra un libro de tal forma que digáis basta? No puedo evitar ese sentimiento de culpabilidad por no brindar con la honra que libros de este “calibre” merecen (o no). Y justo, me he acordado de Risto Mejide y de un artículo suyo que leí hace ya tiempo acerca de dejar cosas a medias (libros, películas, artículos…) Espero que lo disfrutéis y os consuele como a mí.

Os lo dejo aquí.

Entrada32.jpeg

Etiquetado , , , , ,

Lecturas para un rato

Recuerdo en la facultad cuando mi amiga comentaba los libros que leía a la semana. Eran muchos. También contaba que escribía.

Cuando los proyectos están en manos de personas especiales hay que apoyarlos.

Os dejo su página aquí para que sigáis su rinconcito de lectura y relatos.

Por otro lado quería mostraros un descubrimiento en el que tengo las narices metidas. Su nombre es Elvira Sastre y escribe cosas como esto: 

Entrada22

Etiquetado , ,