Archivo de la etiqueta: aniversario de la muerte de federico garcia lorca

La leyenda del tiempo – Lorca

slide_26

El sueño va sobre el tiempo

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas 

en el corazón del sueño.

¡Ay, cómo canta el alba, cómo canta!

¡Qué témpanos de hielo azul levanta!

El tiempo va sobre el sueño

hundido hasta los cabellos.

Ayer y mañana comen

oscuras flores de duelo.

¡Ay, cómo canta la noche, cómo canta!

¡Qué espesura de anémonas levanta!

Sobre la misma columna,

abrazados sueño y tiempo,

cruza el gemido del niño,

la lengua rota del viejo.

¡Ay, cómo canta el alba, cómo canta!

¡Qué espesura de anémonas levanta!

Y si el sueño finge muros

en la llanura del tiempo,

el tiempo le hace creer

que nace en aquel momento.

¡Ay, cómo canta la noche, cómo canta!

¡Qué témpanos de hielo azul levanta!

Federico García Lorca,  Así que pasen cinco años (1933)

La ilustración de cabecera también es del propio autor.

¡Cuánto Lorca hay en el flamenco! ¡Y que gustazo escucharlo! No sólo ha sido La leyenda del tiempo con Camarón, también El Vito con Paco de Lucía o Verde que te quiero verde (mi versión favorita es la de Alba Molina). Os dejo un enlace donde podéis escuchar su poesía por grandes artistas del flamenco. En mi casa sigue viviendo Lorca, así que pasen cien años.

¿Es flamenco Lorca, o es lorquiano el flamenco?

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LITERATURA Y CARNAVAL (III)

Tal era la pasión de Federico García Lorca por el teatro que lo definía como “la poesía que se levanta del libro para hacerse humana”.

Acercar las obras de la literatura clásica al pueblo fue una de las premisas que guiaron el nacimiento de La Barraca, la compañía de teatro universitario, creada durante la Segunda República, dirigida por el dramaturgo Eduardo Ugarte y el propio Federico.

Esta comparsa homenajea aquel proyecto ambulante desde el carnaval de Cádiz con este precioso pasodoble. 

La luna gira en el cielo
sobre las tierras sin agua;
mataron a Federico,
mataron a Federico;
cinco de la madrugada.
Yo me subí a un pino verde
a ver si los divisaba;
el aire trajo la muerte
del poeta de Granada.
En el café de Chinitas,
entre Paquiro y Frascuelo,
y mirando fijo al cielo,
intentaba brindar por tí.
Un muñeco, yo sólo soy un muñeco,
que ha quedado en su Barraca
con cien años de recuerdos.
Por los teatros del mundo,
entre romances y cantes,
y entre aromas de canela,
siguen tus Bodas de Sangre,
siguen tu Bernarda Alba
y Marianita Pineda.
Que yo me la llevé al río,
creyendo que era mozuela,
pero terminé llorando
con Rosita la soltera.
Preciosa tiró el pandero
y buscó sin descansar
al Antoñito el Camborio
para decirle al oído
que se llevan al poeta,
que llevan a Federico
para enterrarlo con sus poemas,
para su pluma borrar.
Verde que te quiero verde,
verde viento verde rama,
siempre sonarán los versos
del poeta de Granada,
al que rompieron el alma,
al que rompieron el alma,
al que rompieron el alma
una oscura madrugada.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,
Anuncios