Archivo de la etiqueta: carmen laforet

Me ha encantado tu texto… ¿Quién te lo ha escrito?

Por esas coincidencias que a veces parecen estar conspirando para decirnos “reflexiona sobre esto”, he escuchado estos últimos días varias opiniones de autoras sobre si existe o no una diferencia en cuanto a género a la hora de crear. En este caso trataremos la literatura, porque es la temática que nos ocupa, pero se podría extrapolar el debate a cualquier ámbito cultural.

Una Almudena Grandes que sostiene que si ella pudo aprender tanto de Moby Dick (novela escrita por un hombre donde la única protagonista femenina es una ballena asesina) los hombres pueden, por consiguiente, ver a través de nuestros ojos.

Una Rosa Montero que defiende un NO rotundo haciendo comparación con la forma de asesinar, en la que sí hubo y hay diferencia.

Y una Inma Chacón que se pregunta cómo se nos ocurre  hoy en día preguntar a una mujer si escribe para mujeres, cuando a nadie se le ocurrió cuestionar a Flaubert si su obra Madame Bovary era literatura para féminas.

Todo esto  lo escuché en el programa de radio sobre literatura “La Milana Bonita” que sigo hace algunos meses y que recomiendo a quien no lo conozca.

Y, hoy mismo, veo a Ana Morgade en los Premios Max 2017, con tono humorístico, denunciando el patriarcado anclado en nuestros comentarios que, en este caso se lo hizo un chico, pero oye, yo hasta me lo imagino en boca de una mujer. Ella sostiene que “no podemos escribir tan distinto, igual lo que pasa es que escuchamos muy distinto”.

Todas ellas viven su propia lucha y la defienden como mejor saben, con talento y perseverancia. Cuantas habrá de las que no sabemos que existen, ni sabremos.

Recuerdo también a una Carmen Laforet contestando en entrevistas constantemente cómo compaginaba su vida familiar y su trabajo como escritora. Pregunta inexistente para los autores padres de familia.

Me voy a mis apuntes corriendo, buscando el resguardo de Virginia Woolf y recordando que ella SÍ hacía tal diferenciación y temiendo que sus palabras hayan quedado ya obsoletas. Es curioso su enfoque y, desde mi punto de vista, va más allá. No olvidemos que los siguientes textos están escritos en 1928.

Sería una lastima terrible que las mujeres escribieran como los hombres, o vivieran como los hombres, o se parecieran físicamente a los hombres, porque dos sexos son ya pocos, dada la vastedad y variedad del mundo.

(…) escribía como una mujer, pero como una mujer que ha olvidado que es una mujer, de modo que sus páginas estaban llenas de esta curiosa cualidad sexual que sólo se logra cuando el sexo es inconsciente de sí mismo.

Sólo se me ocurre decir, breve y prosaicamente, que es mucho más importante ser uno mismo que cualquier otra cosa. No soñéis con influenciar a otra gente, os diría si supiera hacerlo vibrar con exaltación. Pensad en las cosas en sí.

En La Milana Bonita se cita a Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mis circunstancias” tomando nuestra condición de mujer como una circunstancia más que, obviamente, influye en la forma de expresarnos. Mucho más cerca esta teoría a la de Virginia Woolf que las de las autoras contemporáneas.

¿Qué opinión os merece este batiburrillo de ideas que acabo de soltar, ahí, por las buenas?

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Por amor a los clásicos – Booktag

1. ¿Por qué lees clásicos y con qué frecuencia?

Tengo muchas razones para leer clásicos. De hecho, escribí un post titulado 10 motivos para leer clásicos en el blog. Pero si me tuviera que decantar por uno sin duda sería el de la supervivencia. Que una obra la respalde una campaña de marketing abusiva me genera mucha cierta desconfianza. Prefiero que sean los años los que den su lugar a los libros.

425d3e2cfea7b030934f8ed38cdc2fbf

Sé, por otro lado, que me puedo perder joyas de la literatura contemporánea. Pero dentro de mi ansia, lidio mejor con perderme algo actual que con algún clásico que tenga muchas ganas de leer.

En cuanto a la frecuencia se podría decir que el 80% de mi tiempo de lectura está dedicada a clásicos. Eligiendo muy bien (o intentándolo al menos) ese 20% de contemporánea, que intercalo en lecturas más densas.

2. ¿Hay algún período, lugar o cultura del que no has leído muchos clásicos pero te gustaría?

La peste negra acaecida en el siglo XIV me genera mucha curiosidad hace ya bastante tiempo. Sobre todo por las consecuencias que genera la desaparición de un tercio de la población en cuanto a la ruptura del orden social establecido en la Edad Media.

Es por ello que el Decamerón de Giovanni Boccaccio está entre mis próximas lecturas. ¿Alguien lo ha leído por aquí? ¿Alguna recomendación sobre este tema? Os dejo un enlace para descargar el Decamerón en la biblioteca de Poecraft Hyde por si os interesa.

220px-Paul_Fürst,_Der_Doctor_Schnabel_von_Rom_(Holländer_version)

3. ¿Qué libro actual crees que será un clásico en 100 años?

9788408093497.jpg

Este creo que ya se le considera clásico a pesar de ser relativamente reciente (1979). Dentro de lo contemporáneo que tengo leído me parece que Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena perdurará en el tiempo porque reúne (a mi parecer) una serie de características que la hace bastante atractiva:  la trama es interesante, el autor mantiene la incertidumbre y las descripciones del hospital psiquiátrico donde se desarrolla la historia son muy gráficas.

4. ¿Último clásico que has leído?

El Extranjero de Albert Camus

elextranjero

5. ¿Primer clásico que leíste?

Recuerdo La Celestina de Fernando de Rojas con mucho cariño. Disfruté mucho de ella  y desde ahí dije “Voy a seguir por aquí”. Siempre digo que hay un libro que activa al lector. En mi caso fue la historia de Calisto y Melibea.

Pablo+Picasso+-+La+Celestine+(Carlota+Valdivia)+(1903)+

6. Portadas preferidas

La colección Austral Singular. Me parecen sencillas, elegantes y de colores atractivos. ¡Los quiero todos!

IMG_20170309_152622-tile
7. ¿Qué autor clásico te gustaría que hubiese escrito más libros?

Carmen Laforet. Confieso que tengo miedo a terminar de leer su obra. Su vida y el estilo de su narrativa me fascina.

Laforet-Carmen

8. ¿Clásico que menos te gusta?

No sabría qué clásico poner aquí si ayer no hubiese terminado de leer El viejo y el mar de Ernest Hemingway. Para muchos este libro es maravilloso, pero yo no le encuentro el chiste. Una lectura corta, eso sí.

libros-el-viejo-y-el-mar-img_0603.jpg

9. ¿Clásico traducido favorito?

Por lo general me gusta la literatura clásica en español. Evito las traducciones primero por gusto y segundo porque no quiero intermediarios entre los autores y yo. Siendo consciente que esto me limita, busco alguna edición bien traducida sin tener preferencia especial por el momento.

20090123130736-traduccion-literaria

10. ¿Clásico moderno preferido?

Ensayo sobre la ceguera de José Saramago. Releí esta obra hace muy poco y la verdad me asombré de lo reciente que es (1995). Estoy deseando leer Ensayo sobre la lucidez y, bueno, cualquier obra de Saramago.

ensayo-sobre-la-ceguera-4

11. ¿Lugares clásicos favoritos que te gustaría visitar?

Macondo, sin ninguna duda. Y que llueva muchísimo.

ed71e03df5af407a06c0e21bc54b75ef

12. ¿Primer clásico que recomendarías a un niño?

El principito de Antoine de Saint-Exupéry.

serpiente_elefante.1

13. ¿Clásico que crees que tiene un título erróneo y cómo lo retitularías?

Puedo saltarme esta pregunta ¿verdad?

f359623819ec97b5c7b8e4d3ceacfc60

14. ¿Clásico que recomendarías a todo el mundo?

¿Uno para todo el mundo? Difícil elección, pero me quedo con Orwell.

9788499890951

¿Qué libros encajarías vosotros en estas preguntas? ¿Qué editorial preferís para las traducciones? ¿Qué autor clásico os gustaría que hubiese escrito más libros? ¿Qué comisteis ayer?

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Mujeres de negro – Josefina R. Aldecoa

portada_mujeres_de_negro

Sinopsis: Gabriela y Juana, madre e hija, viven los años de la guerra civil en una ciudad castellana cuyo ambiente les resulta incómodo y asfixiante. Gabriela se ha quedado viuda, su marido ha sido fusilado por sus ideas republicanas y subsiste dando clases en la escuela privada, ya que no tiene acceso a la pública debido a sus ideas políticas, hasta que decide aceptar la proposición de matrimonio que le hace Octavio, un misterioso millonario mexicano que se llevará a madre e hija a su hacienda de Puebla. Allí, lejos del núcleo de exiliados españoles, va transcurriendo la vida de ambas mujeres. Sobre un fondo de sucesos históricos, evocados a la luz nostálgica de la memoria y del desgarro del exilio, asistimos a la intensa relación de Gabriela y Juana, al amor de la hija por su madre, oscilante entre la dependencia y la rebeldía. Juana evoluciona hacia un mundo de deseos y proyectos que choca con la hermética personalidad de la madre, austera y enlutada, marcada por la mística del deber y un puritanismo laico de raíces castellanas. Juana, que rechaza por instinto el pesimismo vital de las mujeres de negro que han habitado su vida, después de varios años de exilio decide regresar al Madrid de la posguerra y se integra a una universidad que ensaya sus primeros conatos de rebeldía.

Encontré este libro por casualidad. Estaba entre los pocos títulos en español que hay en la biblioteca de donde vivo en Reino Unido y la autora me sonaba vagamente. Vaya sorpresas se lleva una a veces.

La historia es contada en primera persona por Juana, una niña que va creciendo y evolucionando durante todo el libro. Desde la visión de Juana conocemos a Gabriela, su madre, una mujer fiel a sus ideas y que cree firmemente en la educación. 

Desde la sencillez y la cotidianidad te vas metiendo en los pensamientos de Juana, su vida familiar, amistades, sentimientos, anhelos e inquietudes.

Me aventuraría a comparar el estilo de Josefina R. Aldecoa con el de Carmen Laforet salvando la diferencia de que la temática de Carmen en Nada es mucho más existencialista y no relata la época como lo hace Josefina.

Si buscáis en la lectura giros inesperados o una trama enrevesada, NO os aconsejaría este libro. Cuenta situaciones cotidianas intercalando pasajes históricos desde los ojos de una niña en primer lugar, luego de una adolescente y finalmente de una mujer. A mí, personalmente, si la historia está bien contada no me importa que no haya un gran entramado. Me gustó bastante y por eso lo comparto.

Después de terminar la novela e indagando un poco sobre la autora me he dado cuenta que Mujeres de Negro es la segunda parte de una trilogía (¡bravo Laura!). La primera parte se llama Historia de una maestra y es relatada por Gabriela, la madre de Juana que, para mi gusto, es un personaje muy potente. Si alguien ya ha leído esta primera parte me encantaría conocer su opinión. Por lo pronto ya está en mi lista de próximas lecturas aunque me haya saltado a la torera el orden.  

 

Etiquetado , , , , , , , , ,

El piano de Carmen Laforet

995e12ba39a39101166833653574479e

Fotografía: Brandon Coffey

Carmen Laforet fue principalmente conocida por su primera y gran obra Nada, de la que hice un pequeño comentario en el blog hace unas semanas  y os dejo aquí.

Se dice que el éxito de Nada fue un precio terrible que Carmen tuvo que pagar durante toda su vida ya que siempre se cuestionaban sus posteriores obras por no estar a la altura de la primera. 

Fue tan bueno el sabor de boca que me dejó esta novela que me negué a que esto fuese cierto o, si lo era, comprobarlo por mi misma.

El piano me ha parecido una auténtica joya. Con apenas 25 páginas en PDF me he puesto los zapatos de su protagonista, Rosa, una mujer fuerte y entrañable que divaga en pensamientos profundos con un lenguaje sencillo y nos recuerda cosas muy básicas: el dinero es papel y lo que digan los demás importa aún menos.

Tanto el mensaje de esta novela corta como la protagonista son dignos de mención.

No sólo me ha hecho admirar más a esta autora (que seguiré leyendo), sino que, corrobora aquel pensamiento que ya comenté sobre la extensión de las obras: no es necesario atiborrarse de paja si hay relatos así de contundentes. Yo, al menos, lo agradezco.

Para leer El piano en PDF os dejo el enlace aquí.

Aparte de esto comparto con vosotros un lugar donde se pueden leer sus artículos además de algunos relatos y obras.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Nada

af882983f2fa14f0f46b038fb098294d

Me parecía que de nada vale correr si siempre ha de irse por el mismo camino, cerrado, de nuestra personalidad. Unos seres nacen para vivir, otros para trabajar, otros para mirar la vida. 

Yo tenía un pequeño y ruin papel de espectadora. Imposible salirme de él. Imposible libertarme. 

Una tremenda congoja fue para mí lo único real en aquellos momentos. Empezó a tambalearme el mundo detrás de una bonita niebla gris que el sol irisaba a segundos.

Mi cara sedienta recogía con placer aquel llanto. Mis dedos lo secaban con rabia. Estuve mucho rato llorando, allí, en la intimidad que me proporcionaba la indiferencia de la calle, y así me pareció que lentamente mi alma quedaba lavada.

Nada, Carmen Laforet

Este pequeño fragmento que comparto creo que recoge, entre todos los fragmentos que he subrayado en este libro, la esencia de Nada y de su protagonista, Andrea. Esa sensación ahogada de una joven a la que se le rompen todas las esperanzas de libertad que anhelaba al cambiar de ciudad cuando llega a casa de sus raros parientes.

Su estilo elegante y puramente contemplativo te va atrapando de una forma sencilla sin abandonar la riqueza en expresiones y vocabulario. 

Me aventuro muy poco a recomendar libros ya que los clásicos normalmente no suelen motivar de la forma que lo hacen las obras contemporáneas. Soy consciente de ello y como  considero la lectura algo subjetivo y personal, me suelo abstener. Pues bien, Nada es de esos libros que sí recomendaría por calidad literaria y por extensión.

Me encantaría saber, si lo habéis leído, qué opinión os merece.

Por último, os recomiendo un documental sobre la vida de Carmen Laforet, donde se habla mucho de esta aplaudida obra (que escribió con sólo 23 años) y fue galardonada con el Premio Nadal en 1945. 

Etiquetado , , , , , , , , , , ,